La Virgen de la Cabeza en Madrid


La historia de la Cofradía de la Virgen de la cabeza de Madrid abarca cuatro siglos y medio, a lo largo de todo este tiempo, la Cofradía, ha atravesado diferentes épocas, con mayor o menor número de cofrades o incluso casi hasta quedar extinta, aunque este extremo nunca ha llegado a darse ya que su actividad no ha cesado desde su fundación en el año 1.567 hasta nuestro días.

Se conocen y están documentados numerosos hechos de diferentes siglos, aunque la mayoría de los documentos y patrimonio de la Cofradía anteriores a la refundación han desaparecido a causa de los tres incendios que ha sufrido la iglesia de San Ginés en los años 1724, 1756 y 1824, Iglesia donde la Cofradía ha tenido desde su fundación su sede Canónica y según sus estatutos de carácter perpetuo.


Congregación de Esclavos de María Santísima de la Cabeza y Escuderos de la de Atocha

En 1567 se tiene constancia de sus primeras ordenanzas, las cuales, previsiblemente corresponden a su fundación, y que fueron aprobadas por el Infante D. Luis. En aquellos tiempos, la Cofradía estaba formada por todos los individuos pertenecientes al gremio de roperos de la Corte, los cuales, tomaron por patrona a la Virgen de la cabeza. Según estas ordenanzas “ningún individuo del gremio podrá abrir tienda sin que antes precediese dar una arroba de cera labrada para el culto de Ntra. Señora”.

El 11 de enero de 1750 se aprueban unas nuevas ordenanzas ya que se habían experimentado entre los miembros del gremio algunas cuestiones de falta del debido cumplimiento de las reglas, además de carecer de la claridad que debían tener sus capítulos, que hacía que se interpretasen mal sus contextos y no se cumplían como era debido. En 1757 se incluyen cinco nuevos capítulos a las ordenanzas para mayor claridad, en ellos, se detallan con precisión los cargos, su elección, funciones, obligaciones, junta y formas de celebrarlas, cuotas, archivos…. Más de cien años pasan hasta que el 1 de julio de 1681, la Cofradía, logró la real protección por parte de la Reina Madre Dña. Mariana de Austria con todos los privilegios que dicho título conllevaba.

Debido al incendio sufrido en esta iglesia en el año 1824, se perdió la totalidad del archivo de la Cofradía a excepción de los archivos que aún se conservan en el archivo diocesano de Toledo. En 1843 se rehacen de nuevo las ordenanzas de la que entonces se denominaba “Real Congregación de Esclavos de Maria Santísima de la Cabeza y Escuderos de la de Atocha”, las cuales, fueron aprobadas por el Obispado el 11 de julio de 1854, en ellas,  aparecen dos grandes novedades, la primera, la admisión de mujeres en la Cofradía una vez desaparecidos los gremios, y la segunda, la imposición de una contribución de ingreso y una cuota anual para paliar el déficit ocasionado por la desaparición del gremio de roperos.

La Cofradía, que desde el siglo XVI estaba presente en San Ginés, fue languideciendo hasta su casi su extinción en nuestro siglo. En 1930 aún subsistía y se intentaba captar nuevos miembros. Así consta en una carta dirigida a un futuro congregante, en la que se recuerda que es la Patrona de los Sastres y los Almacenistas de Paños, lo que viene a confirmar que el paso del tiempo había borrado la separación gremial que se había producido en siglos anteriores. Poco después debió quedar muy debilitada.


Refundación como Real Cofradía de la Santísima Virgen de la Cabeza de Madrid y Glorioso Mártir San Blas

En sesión constituyente celebrada en Madrid el 30 de julio de 1934 se acuerda refundar la Cofradía, finalizada la guerra civil, se aprueban los nuevos estatutos en consonancia con las anteriores reglas, estos, fueron aprobados por la Junta de la Cofradía en 1941 y aprobados por el obispo de Madrid-Alcalá en 1951.

En 1947, la Cofradía, organizó la primera salida procesional de la Virgen de la Cabeza por las calles de Madrid.